Carlos Fiorani2018-12-04T15:27:10-03:00

Carlos Fiorani

Nací en Buenos Aires, en 1968. Hice mis estudios primarios en los Colegios San Pablo Apóstol y en el Colegio San José, y mis estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Siempre me interesaron tanto las materias humanísticas como las científicas y lógico-matemáticas, lo que reflejaba ya mi interés por la mirada global e interdisciplinaria. En 1986 completé el Ciclo Básico Común para la carrera de Sociología, y al año siguiente me cambié a la carrera de Derecho. Terminé en 1992 y me recibí de Abogado.

Entre los años 1992 y 2001, en mi práctica profesional me dediqué exclusivamente al Derecho. Formé parte y fui socio de un estudio jurídico dedicado de forma predominante al Derecho Comercial y al asesoramiento de negocios. Sobre el final de ese período me empecé a preguntar sobre los modos de contribuir mejor al desarrollo de los negocios de mis clientes. Concluí que la forma de hacerlo era entender bien los negocios, no solo saber mas Derecho.

Con esa idea incursioné y me formé en distintas disciplinas. En el año 2000 hice un Posgrado en Desarrollo Gerencial en la Universidad Católica Argentina. Entre los años 2001 y 2002, un Master en Administración de Empresas en la UCEMA y, durante los años 2003 y 2004, en la misma sede, todos los seminarios doctorales para convertirme en Doctor en Administración de Empresas. Hice también estudios de Economía, Finanzas y Negociación. También fui profesor universitario de Derecho Comercial y de Sociedades Comerciales en la Universidad de Buenos Aires, y de Negociación y Liderazgo en la Maestría de Administración de la UCEMA.

Durante todo ese proceso de formación profesional y académica transformé mi práctica y migré de ser un profesional enfocado exclusivamente en el Derecho a ser un profesional generalista e interdisciplinario con base en tres vertientes: jurídica, estratégica y sistémica y humanística.
Jurídica, porque me apoyo en las mejores herramientas que provee el Derecho. Estratégica y Sistémica, porque me nutro de los mejores conceptos y prácticas que brinda la Administración de Empresas, la Estrategia, la Economía y las Finanzas. Y, finalmente, Humanística, porque reconozco que los negocios constituyen una actividad fundamentalmente humana y que no es posible tener éxito en ellos sin apreciar y contemplar el impacto personal, familiar, social y cultural que producen.

En la actualidad me reconozco como un consejero directivo y asesor integral, y ayudo a mis clientes formando parte de sus directorios, integrando sus Consejos de Familia, o como un director de legales externo con visión estratégica de sus negocios.